MOVIMIENTO OBRERO HONDUREÑO



Las primeras organizaciones de trabajadores que se crean en Honduras tienen un carácter mutualista.

Su finalidad es buscar la protección y superación material moral y cultural de los trabajadores a través del auxilio mutuo el ahorro, actividades de promoción educativas o culturales, etc. Estas organizaciones se registran ya a finales del siglo XIX como es el caso de “La Democracia” y alcanzan su mayor desarrollo en la década de los años 20. La Federación Obrera Hondureña FOH se fundo en Tegucigalpa en 1921 por integrantes de grupos o sociedades en su mayoría mutualista (varios oficios como ser de albañiles, mineros, tipógrafos, artesanos, etc.) de varios lugares del país , lo que motivo a aglutinarse en la federación fue una convocatoria que giro La Federación Obrera de Guatemala a las distintas federaciones de la región para celebrar un Congreso Centroamericano en el marco del primer centenario de La Independencia de Centro América del régimen colonial español . A raíz de esta convocatoria, distintas sociedades de trabajadores hondureños a iniciativa de La Sociedad de Albañiles “El Porvenir” de Tegucigalpa fundaron La Federación Obrera Hondureña FOH. Las contradicciones en el movimiento obrero hondureño empiezan a aflorar desde 1926. Un nuevo conflicto vino a revelar las verdaderas contradicciones existentes; la existencia en su seno de dos tendencias antagónicas, una representada por los conservadores que no concedan el trabajo sindical fuera del marco mutualista, y la otra representada por los comunistas una representada por los conservadores que no concebían el trabajo sindical fuera del marco de la lucha mutualista , y la otra representada por los comunistas que luchaban por darle a la FOH una orientación clasista y revolucionaria . Este nuevo conflicto origino cuando a raíz de la celebración del primero de mayo de 1928 los comunistas publicaron una hoja suelta en la que llamaban a los trabajadores a celebrar su día denunciando la explotación de que eran objeto y al sistema social imperante. El manifiesto provoco el inmediato rechazo de los directivos de la FOH quienes procedieron hacer acusaciones y delaciones públicas contra los comunistas que militaban en la federación especialmente Manuel Cáliz Herrera a quien se le acuso de ser el autor de la hoja suelta. El consejo de la FOH llego a los acuerdos de expulsarlo acusándolo de introducir ideas comunistas en el seno de la misma ,así como también de que todas las organizaciones dirigidas o influenciadas por comunistas se retiraran de la federación, varia pujantes organizaciones de la costa norte tomaron también del acuerdo de separarse de la FOH. Una vez que los comunistas y los trabajadores influenciados se retiraron de La FOH se impuso la urgente necesidad de crear una nueva federación obrera que representara los verdaderos intereses de los trabajadores hondureños. En tal sentido, se llevaron a cabo una serie de actividades orientadas a la realización del primer congreso obrero-campesino que hubo en el país y fue a iniciativa de la “Sociedad Fiat” del puerto de Tela, dirigida por el compañero Ermenegildo Briceño que dio origen a la Federación Sindical Hondureña (FSH), cuyas finalidades y propósitos están plasmados en la Constitución Obrera, el cual estableció el sistema sindicalista como forma de organización estableciéndose tres consejos de zona: el del centro con sede en Tegucigalpa ; el de occidente y el del norte .El hecho de que la FOH tuviera concepciones ideológicas diferentes a las sustentadas por la FSH significo que las divisiones entre ambas iban mas allá de las diferencias meramente personales que pudiera existir entre sus respectivos dirigentes. Es evidente que ambas se disputaban el control e influencia sobre la masa obrera, lo que dificultaba en razón de la división geográfica del país en dos zonas no solo diferenciadas en razón de su desigual desarrollo económico-social, sino también por el aislamiento físico entre ambas lo que dificultaba la mutua comunicación e integración. La FSH hizo también de la conmemoración de fechas importantes para los obreros. El obrerismo hondureño celebraba el día internacional del trabajo desde 1926 pero fue hasta 1929 que el congreso nacional emitió un decreto a raíz de una solicitud presentada por la FOH.

Si quisiéramos definir la orientación política de las dos federaciones sindicales que existían en Honduras a finales de la década del veinte y principios de los años treinta, bastaría con que analizáramos la forma como estas federaciones conmemoraban el 1° de mayo. Mientras la FOH convertía la fecha en una “fiesta del obrero” amenizada con música de orquesta y de marimba, con funciones de cine y partidos de fútbol y con mensajes conciliatorios contenidos en los discursos de los representantes del gobierno que asistían al os actos programados por esa federación . en cambio la FOH celebraba la fecha con manifestaciones y otros actos políticos en los que denuncio el carácter injusto de las relaciones obrero-patronales y se les exigió al gobierno y a las compañías imperialistas condiciones de vida y de trabajo dignas y humanas.

Y pese a este divisionismo, particularmente los movimientos de protesta sobretodo aunque no exclusivamente en la costa norte fueron frecuentes y beligerantes en protesta por la formas de pago, reducciones salariales, relaciones laborales, así como por la lucha en pro de mejoras en las remuneraciones y condiciones de vida de los proletariados que vendían su fuerza de trabajo a las compañías bananeras y en menor grado mineras establecidas en el país. No obstante la frecuencia relativa de estos movimientos, sintomáticos del descontento social, las conquistas logradas fueron, vistas en perspectiva bastantes modestas. en efecto el estado hondureño emitió legislación laboral que fuera de aplicación en todo el territorio tanto por empresas hondureñas como extranjeras , que brindara protección jurídica al trabajador , reconociera su derecho a la libre sindicalización y contratación y sentara las bases de la seguridad social. Estos aspectos solo se obtuvieron a partir de la épica gesta del año 1954.La crisis y decadencia del obrerismo se acelero con la llegada al poder de Tiburcio Carias Andino, quien implanto la paz social basada no en el consenso, sino en la represión en sus diversas manifestaciones, desde la prohibición de otorgar empleo hasta el exilio y la muerte. Su política laboral consistió en asegurar a las empresas fruteras el nivel de ganancias sin que el mismo pudiera ser perturbados por reclamos de tipo social.Si las empresas extranjeras en Honduras llegaron a prosperar y expandirse, a ello se debió en buena medida a sus inversiones de capital.

Ya en 1933 toda actividad sindical fue sometida a una feroz represión, lo que inevitablemente provoco la desaparición de la primera federación de trabajadores clasista que existió en el país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada